Sano, salvo, óptimo y a tiem...

Las aplicaciones para manejar van desde el control parental al rendimiento del coche, la selección de trayectos e incluso esa vieja pregunta: “¿Dónde estacioné?”