Ingresa tu voto

Compartir

Ayuda para cuidar a un bebé

Marhu es una desarrollo local diseñado para que personas con problemas de audición o padres en general reciban notificaciones sobre la actividad de los recién nacidos y puedan responder a su llamado

SONY DSC

A María Eugenia le resultaba muy difícil cuidar a su sobrino porque no podía despegarse de su lado. Ella es sorda de nacimiento y, por tal motivo, solo podía saber si el recién nacido necesitaba algo si lo miraba directamente. Los monitores de bebé le resultaban inútiles. En consecuencia, a su primo Martín Manzo se le ocurrió una idea: una aplicación que le diera más independencia.

Así desarrolló Marhu –bautizada con el apodo de su prima–, un sistema de monitoreo del descanso o llanto del bebé para personas con deficiencias auditivas, pero que puede ser aprovechado por todos los padres u otros cuidadores.

Dos partes

La plataforma consta de dos aplicaciones: Marhu – Para el dormitorio y Marhu – Para padres, disponibles para Android sin costo. La primera (que se identifica con el ícono color violeta) es la que realiza el monitoreo de la actividad del bebé. “Puede ser instalada en un celular barato o en el que queda viejo; el único requisito es que se se conecte a la red wifi del hogar”, explicó Manzo. La app está diseñada para ser utilizada en dispositivos con sistema operativo Android 4. Este aparato debe instalarse cerca del bebé, de tal manera que el micrófono capte los sonidos.

Para vincular una app con la otra, se deberá abrir primero la versión para el dormitorio, que mostrará un código QR en la pantalla. Luego, con la versión para padres se deberá escanear dicho código con la función de cámara incluida dentro de la app y listo.
Marhu – Para padres (de ícono verde) es la que recibe la notificación automática de que pasó algo en el dormitorio del bebé. El celular del padre recibe una alerta sonora pero también de vibración, para que pueda ser decodificado por personas sordas o con baja audición. Revela información sobre el movimiento registrado por la otra app, por ejemplo, el nivel del sonido (para saber si es un balbuceo o un llanto) y la hora en la que comenzó la actividad. Esta herramienta puede ser instalada y sincronizada en varios celulares dentro de la red.

El rango de los monitores de bebé varía según el entorno. Algunas marcas ofrecen una cobertura en interiores de hasta 50 metros, pero hay muchos factores que causan interferencias. En cambio, Marhu se conecta a la red wifi de la casa por lo que el rango de cobertura es más amplio”. Los monitores cuestan entre US$ 100 y US$ 300.

El desarrollador de Marhu habló sobre otra ventaja de la aplicación por sobre los monitores de bebés conectados: la seguridad. Este año se supo que un ciberdelincuente manipuló el aparato de una familia de Nueva York para aterrorizar a la criatura durante las noches. Otra familia, de Minnesota, denunció que su monitor de bebés tomaba fotos de su hijo para después publicarlas en internet. En Houston, padres denunciaron que un hacker llamó “puta” a una niña de 2 años luego de acceder al aparato; otros niños han sido expuestos a “ruidos sexuales”.

Desde ese entonces, el Departamento de Defensa del Consumidor de la Ciudad de Nueva York inició una investigación para que las empresas que fabrican estos dispositivos respondan por sus vulnerabilidades.

En el caso de Marhu, su creador aseguró que, al conectarse a través del wifi de la casa, es más seguro que esos aparatos, que pueen ser intervenidos “por personas malintencionadas que invaden la privacidad” de los usuarios; por ejemplo, porque utiliza la contraseña de la red. “Esto minimiza la posibilidad de intrusos en la comunicación”, afirmó.

Futuras funciones

Marhu fue publicada en la Play Store a finales de agosto. Desde entonces, Manzo recibe las opiniones de los usuarios para así planificar futuras actualizaciones. No obstante, su creador tiene dos en mente: la posibilidad de escuchar en vivo al bebé y refinar la sensibilidad ante el sonido para evitar, por ejemplo, falsas notificaciones por ruido de ambiente.

Mientras tanto, María Eugenia pude ahora disfrutar del cuidado de su sobrino recién nacido porque, si le pasa algo, le vibra el celular que lleva en el bolsillo.

Aplicaciones relacionadas