Ingresa tu voto

Compartir

¿Puede convencerse de comer menos?

FitClick Talk-to-Track es una aplicación que controla las calorías a medida que el usuario ingresa cada comida a través de grabaciones de voz

fitclick_appsthunder

¿Cómo le está yendo en la dieta de año nuevo? Sí, eso pensamos.

Si usted es como la mayoría de las personas que intenta perder peso, ha estado contando las calorías, porque algunas investigaciones han demostrado que mantener un diario de comidas es una estrategia efectiva para la pérdida de peso. Y también ha aprendido qué tedioso puede ser llevar una cuenta de las calorías.

Primero tiene que saber cuánto ha comido: ¿fueron tres cucharadas o media taza o 60 mililitros? Y luego tiene que saber cómo darse cuenta de cuántas calorías había en lo que comió. Las aplicaciones de bienestar cuidarán las comidas por usted, pero lleva tiempo escribir cada bocado consumido. Si espera hasta el final del día para ingresar las consumiciones, sin embargo, es probable que se haya olvidado de esa magdalena que comió para celebrar el cumpleaños de su compañero de trabajo o las sobras de los chicos para no desperdiciar comida.

Así que no es sorprendente que las investigaciones también muestren que muchas personas fallen al mantener un diario de comidas. La mayoría de los pacientes a los que se le presentó una app de seguimiento de calorías en un estudio conducido en dos centros de cuidados primarios en Los Ángeles dejaron de usarlas luego de un mes.

FitClick, una “comunidad social de bienestar” fundada en 2009, piensa que puede solucionar este problema con una nueva app llamada Talk-to-Track.
Toma nota

Un usuario habla al micrófono de un smartphone. Por ejemplo, digamos que graba “una taza de uvas”, “media taza de hummus”, “20 almendras” (debe decir la palabra “coma” entre las comidas). Luego, debe chequear que su entrada fue transcrita correctamente antes de subirla a la entrada de ese día de su diario de comidas. El resultado: la información nutricional y un registro continuo de las calorías que ha consumido, así como la cantidad de grasa, fibra, carbohidratos y proteínas (el azúcar sería una adición acertada).

Suena simple, pero los usuarios se enfrentan a los mismos problemas con otros seguidores de calorías (exactamente, ¿cuánto comí?). Por encima de eso, están las dificultades ocasionales de pasar la voz a texto, aunque siempre se puede optar por escribir a mano. Y mientras la base de datos parece generalmente acertada, hay algunos errores. Si todo el resto falla, es posible decir solamente cuántas calorías se consumieron: en vez de decir “una taza de uvas”, por ejemplo, puede decir “110 calorías”.

Esta app es divertida y rápida, y podría ser una puerta más fácil hacia el control de las comidas, pero con tantas apps de este estilo, los usuarios precisan entender las proporciones y estar familiarizados con las calorías en las comidas que consumen. Y, en este caso, hablar claramente.

Aplicaciones relacionadas