Compartir

Sano, salvo, óptimo y a tiempo

Las aplicaciones para manejar van desde el control parental al rendimiento del coche, la selección de trayectos e incluso esa vieja pregunta: “¿Dónde estacioné?”

appdrive

No hay necesidad de esperar a que lleguen al Uruguay coches con sistemas de inteligencia, locación y rastreo integrados. De hecho, desde hace ya varios años, los coches ganaron algo de eso con los ya comunes GPS que señalan el recorrido, proponen rutas e incluso miden la velocidad, entre otras funciones. Pero lo cierto es que el mundo de la tecnología está indisimulablemente unido al de la conducción y los automóviles, siendo una pareja en la que uno se retroalimenta y progresa casi siempre en la medida en que la otra le provea soluciones y novedades.

Dicho esto, a nadie debería sorprenderle que las aplicaciones móviles, en pleno apogeo ofrezcan una buena cantidad de posibilidades que permiten dotar a cualquier coche de una particular inteligencia que el conductor puede aprovechar para ahorrar recursos, perder menos tiempo y evitar multas.

En Android han aparecido algunas de las mejores ideas para el control de las distracciones al manejar. La empresa de seguros estadounidense Esure creó una aplicación llamada Drive OFF, también para Android, que apaga todas las aplicaciones de mensajes después de que se rebasa un cierto límite de velocidad. También Canary (en este caso para iPhone) permite que los padres de un chico que maneja se enteren qué hizo con su celular mientras conducía.

Pero no todo es control, por supuesto. AccuFuel (iPhone) permite manejar el consumo de combustible y avisar al dueño del coche si se está maximizando su rendimiento o desaprovechándose en función del precio y de los hábitos de quienes utilizan el coche.

En medio de todo esto no puede olvidarse Waze, uno de los ya clásicos que consiste en señalar el mejor camino hacia un destino basado en la información que envían los demás usuarios que previamente pasaron por allí.

Dentro de los más normales y fáciles de usar, el Nokia Conducir, que viene con los modelos Lumia que están en el mercado, es un programa que funciona como GPS con opciones de mapa en 2D y 3D que permite fijar destinos, conocer ubicaciones recomendadas, activar voces de navegación y definir un límite de velocidad con una alarma que se activa una vez superado ese límite.

El mundo de las apps está tan lleno de sentido común que incluso a alguien se le ocurrió que uno de los problemas más grandes de manejar un auto es no saber dónde estacionarlo. My Car Locator, para Android y iPhone, le salva los nervios a los distraídos al recordarles dónde dejaron el auto.

Aplicaciones relacionadas